miércoles, 27 de noviembre de 2013

EXPERIMENTOS CON HUMANOS EN GUATEMALA

los insatisfechos científicos estadounidenses, liderados por la misma mente enferma: John Charles Cutler, realizaron el experimento sobre sífilis en Guatemala, entre 1946 y 1948, el cual constaba de una serie de estudios e intervenciones a cargo del gobierno de Estados Unidos en tierras guatemaltecas. En éste, de forma deliberada, los médicos infectaron un enorme número de ciudadanos guatemaltecos, desde enfermos psiquiátricos a presos, prostitutas, soldados, ancianos e incluso hasta a niños de orfanato. Obviamente, las más de 1.500 víctimas no tenían la menor idea de qué era lo que los médicos les habían colocado mediante inoculación directa, siendo infectados con sífilis, una de las peores ETS. Una vez contagiadas, a éstas se les suministraba una serie de drogas y químicos para ver si así era posible evitar la propagación de la enfermedad. Existe evidencia de que entre otros métodos aplicados para el contagio, los médicos pagaban a las víctimas para que mantuvieran relaciones sexuales con prostitutas infectadas, mientras que en otros casos, se provocaba una herida en el pene de la víctima y luego se rociaba con intensos cultivos de bacterias de sífilis (Treponema pallidum). La enorme crueldad de este experimento, que así como el de Tuskegee, tiene todo un profundo trasfondo racista implicado, provocó un daño tan grande en la sociedad guatemalteca que en el año 2010, EEUU realizó una disculpa pública volviendo a analizar la cuestión. Ésto ocurrió el 1° de octubre, cuando la secretaria de estado de los Estados Unidos de América, Hillary Clinton, junto con el Secretario de Salud y Servicios Humanos, Kathleen Sebelius, emitieron una declaración conjunta pidiendo disculpas al pueblo guatemalteco y al mundo entero por los experimentos. Sin duda alguna, una de las manchas más oscuras en el historial de la ciencias.
Publicar un comentario