miércoles, 19 de febrero de 2014

LA CUEVA DEL SOMBRERON-LEYENDA MEXICANA

Muchas veces lo vieron los viejos vaqueros. Uno de ellos relataba su aparición todavía con irrefrenable emoción, contagiando el estupor a los jóvenes que lo escuchábamos. Como la aparición de un tenue relámpago que se pierde en corto espacio, una luz del fondo de la oscuridad de la noche reventaba en el aire antes de escucharse un silbido. Silbido hondo y melancólico seguido luego por la música de una armónica bocal, cuyas notas se fundían en el arpegio de todos los sonidos del campo, cuando la noche secuestra las figuras entenebrece. Tuxtla Gutiérrez, cuenta con su propio concepto de el Sombrerón: Era un hombre que vestía con ropa de cualquier clase, siempre portaba morral, machete y un sombrero de gran tamaño. Aparecía en lugares despoblados. A las personas siempre las llevaba al lugar contrario del que se dirigían. Y cuando consideraba que los había perdido, entonces se alejaba burlándose y haciendo contracciones en el rostro, para infundirles miedo, y hacerlos saber que él era “ El Sombrerón ” El lugar donde con más frecuencia aparecía, era al Sur de Tuxtla, atrás del Hospital Civil, antes “El Aguacate”.
tambien existe en Tuxla la leyenda de que si algun necesitado subia al cerro mactumactza con la intencion de pactar con el sombreron se lo encontraria seguramente le ofreceria un pacto y lo sellarian haciendose una herida en la mano cada uno y se saludarian,con esto el pacto estaba hecho.solo que tendrias que entregar las almas de algunos familiares a cambio de riquezas. te invitaria a pasar a su casa que es una cueva en la montaña mactumacza
parece ser una variacion de esta leyenda mas antigua. Existe en el Cerro Mactumatzá una cueva que es encantada. Durante todo el año permanece oculta ya que el lugar donde está situada es de pura roca. Sólo un día al año se abre. La única persona que ha entrado cuenta que hay gran variedad de comida: tamales, atole, pozol, bebidas y frutas. También hay mucha gente sumamente amable y se puede comer de todo, pero no se puede sacar nada. Y antes de las doce de la noche se debe salir de ese lugar, porque a esa hora se cierra la cueva y se abre hasta el otro año, a la misma hora y el mismo día, que es cada Jueves Santo.
Publicar un comentario