jueves, 25 de septiembre de 2014

PASEANDO CON EL MUERTO



Cuenta mi padre que cuando el era un niño al ser huérfano de madre y vivir con mi abuelo,le llevaban constantemente de cacería o a talar bosques para sembrar, en lugares remotos del municipio de Venustiano carranza,chiapas,mexico.

Eran lugares en ese entonces totalmente deshabitados y el pueblo cercano que era la cabecera municipal se encontraba a varias horas a caballo.

un día le dejaron solo en una cabaña que mi abuelo había construido en la montaña y le dijeron que se quedara ahí.

que ellos regresarían en la madrugada, el obedeció y se quedo jugando con una pequeña marimba que mi abuelo le había fabricado de maderas de árbol de hormiguillo.

Ya avanzada la noche, se encontraba solo y se a la lejos se escuchaban los rugidos y los gritos de las fieras y animales que habitan la selva baja.


De pronto se escucho a lo lejos un sonido de cascos de caballo crujiendo entre las piedras y la tierra, y se vio la silueta de un jinete que venia. pasó frente a la choza y de detuvo.
-¿Qué haces acá nisho? (nisho era el sobrenombre que le daban a mi padre por parecerse al bisabuelo Dionisio) - preguntó el jinete que resultaba ser un tío de mi padre.
-nada- contestó. Estoy esperando a mi papá que regrese.
Ah bien, dijo el jinete, vamos al pueblo, a la feria, te llevo súbete.

Mi padre obedeció a su tío y se enfilaron en el camino rumbo al pueblo; llegaron al parque dieron unas vueltas y le llevo a comprar dulces llamados ¨confites¨
-vámonos ya; tu padre va a regresar y no te va a encontrar-dijo su tío.

Enfilaron el camino de regreso y después de unas horas llegaron a la choza, se bajó del caballo y lo dejo ahí, mi padre se quedo ahí saboreando los confites.
Llegada la madrugada aproximadamente las 3 de la mañana regresó mi abuelo y su acompañante. Entonces mi padre dijo:-vino mi tío y me llevo a la feria en el pueblo-
Tu tío no pudo venir,- condenado chamaco le respondieron ; no puede ser posible por que hace días que falleció, por lo tanto no puede ser que te haya llevado al pueblo.


-¡si me llevó! Dijo mi padre; y me compro estos dulces dijo enseñando las bolsa de papel con los confites.

en resumen había paseado con el tío fallecido,que el niño no sabia que ya estaba muerto porque no se lo habían dicho.

historia de la familia.

Publicar un comentario