lunes, 6 de octubre de 2014

los pequeños seres de Corvallis, Oregon







Yo tenía 13 años en el verano de 1989. Ese es el año que nos mudamos de lo que yo percibía como una gran ciudad, Corvallis, Oregon, a una propiedad aislada fuera de la ciudad de Waterloo, Oregon (pob. 200 o 250, dependiendo de época del año.) lejos de los amigos que crecí y sin forma real de conocer a nuevos amigos. Mientras la escuela estaba en vacaciones de verano, pasé mucho tiempo vagando por los bosques o explorando el río con mi perro, Bo.

Desde el instante en que cruzamos la cerca y comenzamos por el camino cubierto a través de esos bosques , tuvimos sentimientos extraños sobre el lugar. Los árboles eran muy viejos y musgos cuelgaban de sus ramas. Enormes helechos rodeaban los troncos de los árboles, arboles viejos derribados, ramas rotas yacían en cruz en lo alto los enormes helechos, arbustos de bayas, pequeños árboles recién nacidos y otros arbustos.

En todas partes de la vía que conduce apenas visible a través del centro oscuro parecía como escondites para las criaturas desconocidas. Los monstruos siempre observando y esperando. Así que nos quedamos en el camino ... siempre. 
 
No habíamos vivido allí mucho tiempo cuando comenzamos a notar que nuestra recepción de la antena de televisión se cortaba por la noche. En la mañana nos subimos a ver que pasaba en el techo y nuestra antena estaba doblada,creimos que era obra del viento. pero luego nos enteramos rápidamente,que nuestra antena era ahora el lugar de descanso de una enorme lechuza que volaba del bosque que estaba a espaldas de la casa al río todas las noches. La lechuza también explica la falta de dos de los tres gatitos recién nacidos.

Una tarde, Bo y yo fuimos a explorar más atrás en el bosque que antes. Cuando nos acercamos a un arroyo, nos dimos cuenta de algunos pequeños agujeros en un banco de arena en el lado opuesto. Que cerca de cada hoya había marcas sucias de un animal desconocido. Bo se sintió extrañamente atraído por el más grande de los agujeros en el banco. Corrió a través del arroyo y enterró lo que pudo de su nariz en el agujero.
Un ruido, como un gato cuando lucha, salió del agujero, y de repente Bo gritó y retiró su nariz. Se quedó allí, mirando a la entrada, gruñiendo y ladrando y comenzar a cavar. Nunca lo había visto así. lo llame, pero no me hizo caso. lo vovi a llamar. Por último, le grité en voz alta lo suficiente para asustarlo y llamar su atención.


Nos dirigimos a casa, pero todo el camino Bo seguimos mirando hacia atrás y gruñiendo,se le erizaba el pelo de su espalda. Parecía tanto asustado y preocupado. No vi nada detrás de nosotros. cuando llegamos a la valla y me senti fuera de peligro , me volví para mirar hacia atrás. Fue entonces cuando vi algo muy extraño y aterrador. No muy lejos detrás de nosotros, en un enorme helecho unos pocos metros de la ruta, juré que vi una cara pequeña mirando hacia mí. No es la cara de cualquier animal que conozco, y no el rostro de un ser humano. Parecía similar a la humana, pero no es humano. Parpadeé y ya no estaba.


El sol estaba cayendo mientras corríamos a la casa. Mi padre estaba de pie en la barbacoa, la bebida en una mano, y la paleta para hamburguesa en la otra. Tan pronto como él me preguntó qué me pasaba, yo ya estaba contando mi historia de una manera apresurada, absurda y dramática. Él se rió, hizo un par de chistes, y me preguntó si quería que se fuera a darle " un empujón". Nada te tranquiliza y te hace cambiar tu historia más rápido que una burla de tu padre. así que me callé.
Menos de una hora más tarde, todos nos sentamos en el porche de comiendo nuestra cena de barbacoa. También estábamos viendo y esperando el búho a hacer su aparición. No tuvimos que esperar mucho tiempo. De repente, lo vi deslizarse por el aire y dirigirse directamente a la antena en el techo. Pero cuando se acercó, hizo un gran colgajo de sus alas y se poso a la derecha sobre la antena, en el techo de la casa.
de pronto el buho salio disparado hacia una gran mancha de zarzas que entrelazan con un gran helecho y algunos árboles plantados muchos años antes de que preparamos el terreno para nuestra llegada. El gran búho extendió sus garras , hizo contacto con el helecho. Inmediatamente, pensé en nuestro tercer gato. Esto iba a romper el corazón de mi hermana. Un fuerte ruido, uno como gruñidos de un gato , vino del helecho. La lechuza vaciló en su vuelo y tropezó al suelo.
Dentro del helecho, podíamos oír los sonidos de dos animales luchando por sus vidas. Corrí hacia el helecho. Mi padre corrió conmigo pensando en rescatar a nuestro pobre gatito. Pero justo antes de que nos acercábamos al helecho, la lechuza salió disparada hacia el cielo. No había ningún gato en sus garras, pero que los mismos sonidos de gato venía de una pequeña criatura que capturó.
De pronto, al igual que la lechuza llegó al borde de la selva, vimos caer la criatura que luchaba. Una silueta de una persona pequeña, no más alto que un pie, cayó al suelo. Estaba congelado. Mi padre comenzó a correr hacia el bosque. De repente, mi padre, un hombre machista varonil grande, se detuvo en seco. Y cuando se detuvo, pude ver la silueta de una pequeña cabeza flotando por encima de la hierba, en dirección a los bosques. Vimos ya que llegó a la valla y se subió a través de él, desapareciendo en la oscuridad de los bosques.
Durante muchos años, mi padre se negó a admitir lo que vimos. Me alejé unos años más tarde, pero mi padre todavía vive en esa propiedad. Su vejez ha permitido a veces por desliz. Varias veces me ha hablado de este "maldito" que viene a molestar, parece inclinar sus botes de basura, asustar a su perro (un enorme perro" lobo ") y hacer ruido en el casa toda la noche.


Una vez, cuando le pregunté por qué no se puso una trampa o llame al control de animales para deshacerse de estas plagas, respondió, en voz baja y sin pensarlo, "Dime dónde puedo comprar una trampa para ese mini-hombre." Apenas el año pasado me confesó lo que había visto. También me contó muchas historias de encuentros con lo que él llama "pequeños alborotadores malcriados."
Dice que ha despertado con ellos caminando sobre su espalda o jugando en su habitación. Ellos manipulan su alarma y giran los diales de la radio lo ponen a todo volumen para que cuando se encienda, mi papá consiga un buen sobresalto. Se alimentan de la comida para perros, rascan hasta su coche, le imitan cuando él grita y grita a ellos. Tira hacia ellos cuando puede, pero ya no pone su arma junto a su cama. Él dice que la han intentado robar varias veces.

Yo sé lo que vi. Pero estas historias eran casi demasiado fantásticas para mí para tomarlas en serio.
conociendo mi papá ,lo entiendo y se lo difícil que es que admitiera ser torturado por personas diminutas, yo creí que él estaba jugando conmigo, pero no lo es. Ellos lo estaban volviendo loco y ahora ha vendido la propiedad que tanto ama. Advirtió a los nuevos compradores que son mi tía, y su familia. Pero hasta que experimenten el encuentro con esas diminutas personas ,dejaran de creer que mi padre le esta mintiendo con sus historias.

este relato no es ficticio,

traducido del ingles y editado

fuente:http://paranormal.about.com/od/fairieslittlepeople/fl/Owl-Attacks-Tiny-Humanoid.htm







Publicar un comentario