jueves, 5 de febrero de 2015

el misterioso faro de las islas Flannan





En el año 1900, la islas Flannan, pertenecientes a Escocia, vivieron un acontecimiento que nadie hubiera podido imaginar. El 26 de diciembre de ese mismo año, un barco de suministros con el nombre Hesperus hacía su ruta habitual, aunque estaba retrasándose a causa del mal tiempo reinante. Este barco aprovisionaba las islas cada dos semanas y llevaba a un equipo de fareros que reemplazaban al turno anterior en la isla de Eilean Mor, donde se encontraba el faro.

Este faro solo llevaba un año funcionando y cada vez que llegaba el barco, izaba la bandera como agradeciendo su visita, aunque aquel día no ocurrió este gesto, el faro únicamente destelleaba dos veces por minuto. Ante esta situación, Moore, uno de los trabajadores que se encontraba en el barco, sabía que no estaba yendo bien.

Días antes, la isla había sido azotada por una terrible tormenta y como solía ocurrir cuando pasaban estas cosas, no se veía la luz del faro. La niebla era tremendamente densa en aquel momento y el Hesperus se estaba acercando poco a poco a la isla e iban lanzando señales para que los fareros fueran respondiendo, pero jamás se obtuvo respuesta alguna, lo que confirmaba los temores de Moore.

Cuando desembarcaron, Moore llamó a la puerta del faro pero no hubo respuesta de ninguna clase, todo permanecía en silencio. Helman, capitán del Hesperus, y Moore, derrumbaron la puerta y una vez dentro descubrieron que no había nadie en su interior, simplemente había un reloj detenido a las 09:30 y una silla en el suelo. Asimismo también encontraron el diario de Ducat, encargado principal del faro, donde pudieron ver que lo último que estaba escrito fue el 15 de diciembre a las 09:00 horas.

El barco tuvo que partir para continuar con su ruta y Moore se quedó en el faro, cumpliendo con su trabajo, intrigado por no saber qué era lo que había pasado exactamente y en varias ocasiones inspeccionó a fondo el interior y el exterior de la zona del faro así como toda la isla, incluida la casa, la capilla y unas ruinas abandonadas existentes, pero no encontró nada en absoluto.

La Armada Real Británica se presentó en la isla para realizar una investigación y descubrieron que los equipos de emergencia para los días de tormenta no estaban en el faro, únicamente quedaba el de McArthur, uno de los fareros. Además advirtieron que la enorme grúa que se encontraba instalada en el embarcadero había sufrido violentos movimientos, posiblemente a causa de la tormenta de días anteriores.

Las primeras teorías de aquel misterio fue la de que alguno de los hombres pudo ser arrastrado por una gran ola y los demás fareros se ahogaron al intentar salvarlo, aunque siempre les extrañó lo que pudo haber ocurrido en aquel lugar, sobre todo porque la zona contaba con salvavidas y sogas a las que poder agarrarse y porque tampoco se encontraron los cuerpos de los fareros.

La teoría que explicaron a las familias fue que posiblemente el guarda del faro se dio cuenta de la inminente llegada de una ola gigante y salió corriendo para avisar a sus compañeros que posiblemente se encontraban realizando labores de mantenimiento fuera del faro y que la ola les sorprendió, arrastrándolos a todos hasta el mar. Pero nadie se explicaba por qué cerró con llave la puerta del faro.

Esto alimentó las diferentes leyendas sobre este lugar y se dice que Moore continuó trabajando en el faro y que enloqueció años después, haciendo que mucha gente pensase que la isla estaba encantada e incluso que había una criatura terrible viviendo en la zona capaz de atraer a la gente hacia el mar. Todo un misterio sin resolver.

fuente
http://www.misteriosdelmundo.net/
Publicar un comentario