viernes, 26 de mayo de 2017

LA CASA NEGRA DE LA COLONIA ROMA




La Casa Negra de la colonia Roma debe de ser uno de los sitios más tristes de la Ciudad de México. Esta casa sirvió como refugio para personas con tifoidea en 1935, más o menos. Esta era una enfermedad que como suele pasar, es demonizada, se le tomó como un castigo de una entidad malvada.

Por ello, una noche, los vecinos del lugar le prendieron fuego a la casa, pero por su estructura, apenas se dañó. Quienes padecieron fueron las personas ahí dentro. No los dejaron escapar y, quienes no murieron a causa de las llamas, lo hicieron de asfixia, más lento, mientras veían cómo, inclusive doctores y enfermeras se quemaban.

Y eso es todo. Un suceso para nada pequeño condenó la casa a una maldición no expresa. Nadie quiere habitarla, mucho menos aventarse el problema de hacerse cargo de ella. Como está intestada es propiedad del gobierno, pero no hay planes de adecuarla al entorno de la colonia.

El tiempo la ha consumido. La fachada está sumamente maltrecha a causa de las pinturas y cuanta cosa se le pega.

La gente en situación de calle la quiso ocupar como refugio de las inclemencias del tiempo, pero no hay quien aguante una noche en su interior. Hay fuerzas que rechazan a los huéspedes.

Así que si pasas enfrente del número 212 de la avenida Álvaro Obregón, asegúrate que, en efecto, estás de paso.



Publicar un comentario