domingo, 22 de febrero de 2015

EL SECRETO DEL SARCóFAGO-MEXICO

tumba del rey pakal
El 15 de junio de 1952, una expedición arqueológica dirigida por Alberto Ruz Lhuillier y tres compañeros suyos efectuó un notable descubrimiento en las selvas de Mexico. Este equipo se hallaba estudiando los impresionantes monumentos de Palenque, situados en el Estado mexicano de Chiapas, en el emplazamiento de una famosa ciudad maya que los arqueólogos se afanaban por restaurar de manera sistemática, al propio tiempo que levantaban su plano. La península de Yucatán y el sureste Mexicano es una región de elevadas temperaturas y humedad constante; a causa de ello, la vegetación tropical ha deteriorado considerablemente los templos y pirámides erigidos por los mayas, cuya civilización se distinguió por el genio de sus arquitectos y se cree que declinó durante los primeros siglos de nuestra era, para extinguirse casi totalmente hacia el siglo Ix... o sea cuando Carlomagno reinaba en Europa. Una de las pirámides más impresionantes de Palenque es la que sostiene el llamado «Templo de las Inscripciones». Es una enorme pirámide truncada con una amplia escalinata en su cara principal. La construcción de este monumento es bastante insólita, por el hecho de presentar un templo de grandes dimensiones

palenque ,chiapas



en su terraza superior. Se ignoraba la finalidad de este monumento, hasta que Lhuillier y sus compañeros apuntaron la posibilidad de que fuese la tumba de un soberano excepcional o un ilustre sacerdote. De acuerdo con esta idea, empezaron a efectuar catas en el templo que remata la pirámide, en busca de un pasadizo o escalera que condujese a las entrañas del monumento. Y el 15 de junio de 1952 descubrieron un largo tramo de escalones que penetraba a través de la enorme masa, llegando incluso a hundirse bajo el nivel del suelo. El pasadizo estaba construido al estilo maya tradicional, o sea con sus paredes inclinadas, dando a la galería una sección cónica elevada, que terminaba en un estrecho techo. Todavía se construyen en Yucatán cabañas indias de acuerdo con esta fórmula, que resulta eficacísima en aquel clima tropical, puesto que permite que el aire caliente ascienda, proporcionando así una temperatura relativamente agradable en el interior de la vivienda.


 Al extremo de la escalera que penetraba en la pirámide se descubrió una espléndida cripta, ocupada casi totalmente por un sarcófago tapado por una losa esculpida de una sola pieza y que medía 3,80 metros de largo por 2,20 de ancho y 0,25 de grosor, con un peso de cinco o seis toneladas. La fantástica escena representada por los artistas se hallaba intacta y apareció a la luz con todos sus detalles: los arqueólogos se consideran absolutamente incapaces de interpretar su significado. Se supone que los mayas se extinguieron sin haber inventado siquiera los rudimentos de una tecnología. Algunos arqueólogos dudan de que conociesen la rueda, pero el relieve que decora el sarcófago de Palenque parece mostrar un aparato complicadísimo y perfeccionado, con un hombre a los mandos de una intrincada máquina. Al observar que el personaje está representado con las rodillas levantadas hacia el pecho y vuelto de espaldas a un complicado mecanismo, del que se ven surgir llamas, algunos investigadores, entre ellos el escritor científico soviético Alexander Kazantsev, han especulado con la posibilidad de que en realidad los mayas hubiesen estado en contacto con visitantes de una civilización superior... que conocían y empleaban astronaves. Es difícil demostrar que sea cierta la interpretación de Kazantsev. No obstante, el único objeto que hoy conocemos que se parezca estrechamente al dibujo maya es una cápsula espacial.

 Otro enigma es el que nos ofrece el semidiós para quien se construyeron de manera tan espléndida el sarcófago, la cripta y la pirámide. Los restos humanos que se encontraron en el sarcófago presentan una diferencia radical con la morfología de los mayas, tal como imaginamos que debieron de ser: el muerto era un hombre que casi medía dos metros de estatura, o sea unos veinte centímetros más que el promedio maya. Según Pierre Honoré,1 el sarcófago fue construido para el «Gran Dios Blanco» Kukulkán, pero la clave del misterio aún no se ha descifrado, y las selvas tropicales de la América Central, donde aún yacen docenas de templos y pirámides bajo la exuberante vegetación, todavía guardan el secreto del sarcófago.

FUENTE:
EXTRACTO DEL CAPITULO PRIMERO:
VISIONES DE UN MUNDO PARALELO.
PASAPORTE A MAGONIA (JACQUES VALLEE)
se realizaron algunas correcciones geograficas de los lugares ya que vallee situaba el lugar en otro sitio de mexico.
Publicar un comentario